Este fin de semana, un apicultor en EE.UU, descubrió al avispón asiático gigante -cuyo nombre científico es Vespa mandarinia- el cual se vio por primera vez en el continente. Debido a su poder de letalidad, fue bautizado rápidamente como el “avispón asesino”.

El insecto es capaz de decapitar abejas, cuestión que afecta directamente el ecosistema actual. Está considerado como la avispa más grande y peligrosa del mundo. Su aguijón perfora hasta trajes de apicultura. Según sus víctimas, su picadura genera una sensación de un metal caliente penetrando la piel.

A continuación, un vídeo donde se nota su ferocidad en un combate cuerpo a cuerpo con una pequeña rata, la cual termina siendo abatida.