Según informó el diario La Prensa, los reclusos del Centro de Cumplimiento Penitenciario (CCP) de Molina, realizaron una significativa donación, con el fin de combatir la pandemia de coronavirus.

Los internos del recinto penitenciario elaboraron 400 mascarillas, las cuales entregaron al municipio local, para que este las reparta a la comunidad.

La entrega fue por medio de una ceremonia de carácter simbólico, bajo todas las medidas recomendadas por la autoridad sanitaria, donde la alcaldesa de Molina, Priscilla Castillo, recibió los artículos de parte del jefe del Operativo Regional de Gendarmería, José Luis Calfuquil, junto con el alcaide del CCP, Néstor González.

González, comentó que la iniciativa “surgió entre todos, ya que tenemos una muy buena comunicación y sabemos que se trata de un problema de nivel mundial. Por lo mismo, los internos optaron por ayudar tanto a la comunidad como a sus familias, con este aporte de cuatrocientas mascarillas esterilizadas”.

Ellos las elaboraron, pero será el municipio el encargado de entregarlas a quienes más la necesiten. Es por esto que la alcaldesa, detalló que “la distribución la realizaremos a través de las Juntas de Vecinos, ayudados de los dirigentes de cada territorio”.

Asimismo, Castillo, recordó que “el uso de mascarillas es obligatorio en Molina desde el pasado viernes 8 de mayo. Es importante que todos las usemos, porque si no lo hacemos, el riesgo de contagio de Coronavirus sube al 80 por ciento. Estamos con marcha blanca hasta el 17 de mayo, pero después las multas serán de 1 a 3 Unidades Tributarias Mensuales (UTM)”.

José Luis Calfuquil, Jefe Operativo Regional de Gendarmería, aseguró que “en atención a la crisis sanitaria, hemos entregado elementos de protección personal tanto a funcionarios como a población penal. En este caso, brindamos los insumos para que los internos, con sus propias habilidades, confeccionen las mascarillas utilizando el papel de grado médico que cada unidad posee”.