Quienes ingresen a la comuna de Molina por el acceso de la Ruta 5 Sur, específicamente por el paso bajo nivel San Pedro, podrán apreciar el nuevo mural costumbrista inaugurado en el lugar. La obra es del pintor local autodidacta, Gastón Tobar, quien realizó durante meses trabajo arduamente buscando materializar su obra.

El proyecto pudo llevarse a acabo gracias a la gestión de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos, quienes postularon con la asesoría de la Corporación Municipal de Cultura, consiguiendo así el financiamiento por parte del Gobierno Regional.

La ceremonia simbólica se realizó bajo todos los resguardos para así evitar contagios por Covid-19, en esta se presentó la serie artística y además, la alcaldesa, Priscilla Castillo, dirigió simbólicas palabras de agradecimiento a Tobar.

“Son unos murales maravillosos de Gastón Tobar, cuya obra no solo se puede apreciar en este paso bajo nivel, sino que también en el de Puente Alto. Son pinturas que muestran la realidad de nuestra comuna y del campo chileno, con maravillas como las Siete Tazas y el Salto de La Leona, además de homenajear el trabajo de los agricultores. Es una forma de plasmar lo que somos como comuna”, dijo Castillo, quien también estuvo presente en la actividad fue la presidente de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos, Mirna Fernández.

Al ser consultado por el proceso creativo que tuvo para realizar las obras, el artista explicó que “fue bastante largo, porque tuve que hacer las composiciones, recolectar material y situarme en lo histórico de la ciudad”.

Asimismo, comentó que gran parte de su inspiración la obtuvo de la cultura vitivinícola de la zona, “obviamente le di bastante importancia a la vendimia y a la parte turística, como también a la representación agrícola mediante la manzana (…) las pinturas son terapéuticas; para mí, la pintura es total, porque sirve mucho para reflexionar”.

Finalmente, Tobar, manifestó sus esperanzas en que los nuevos procesos constitucionales darán más garantías al arte, señalando que, “en la nueva Constitución, el arte debe ser un derecho humano y no solo entretención. Aquí, en Molina, me siento bastante apoyado, sobre todo por la alcaldesa Priscilla Castillo, que entiende bien el arte y me parece que eso hace que tenga mucho más sentido apoyar este tipo de expresiones culturales”.