Adriana, una taxista de 37 años, fue diagnosticada por Covid -19. El pasado viernes regresó al Hospital de las Américas, con el fin de realizarse los últimos  algunos exámenes, los cuales confirmarían el alta médica. Ese día le informaron que había superado el etapa contagiosa y lo primero que pensó fue en abrazar a sus pequeños hijos.

Juan Eduardo, de 14 años, había decidido cuidar a su madre tras el diagnostico positivo por Covid-19 y así se mantuvo durante 3 semanas.

El niño se encargó de todas las tareas del hogar, además asistiendo a Adriana en todo momento, por un periodo de 20 días. Justo cuando la mujer fue al hospital para el control -antes mencionado-, el menor sufrió un accidente en la vivienda, falleciendo electrocutado.

Funcionarios de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) aceleraron las diligencias, para entregar lo antes posible el cuerpo a la familia.

El sábado recién pasado, cientos de taxistas acompañaron el cortejo fúnebre en su recorrido, hasta la funeraria donde fue cremado.