El fotógrafo Carlos Muller, quien trabajaba con la banda Los Bunckers, fue “funado” por diversas personas por acoso y abuso sexual, quienes en su mayoría eran menores de edad cuando fueron cometidos los abusos. Las victimas contaron que Muller les ofrecía una sesión de fotografías gratuitas para que fueran publicadas en sus respectivos Fotolog, a lo cual los niños y adolescentes en su mayoría accedían.

El sujeto los invitaba a su casa, donde les hacía fotografías, a algunos les pedía que posaran desnudos. Posteriormente, les enseñaba las fotos en su habitación, lugar donde ocurrían los abusos.

A continuación la cuenta de Instragam de la funa (aquí), y la reacción de la banda Los Bunkers:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Los Bunkers (@losbunkersoficial) el